Verano ¿Luz y calor?


Habitualmente me encantan los veranos, era la época del año que más me entusiasmaba, por la luz, por el calor y, sobre todo, porque era tiempo de encuentros.

Este año, en cambio, no lo estoy disfrutando. Acaba de comenzar y, a pesar de que la luz y el calor quieren ‘ganarme’, las pérdidas sufridas en el invierno, la falta de ilusión y los varapalos laborales hacen que me encuentre como anquilosada, sin fuerzas, sin ganas, sin motivación alguna.

Hay cosas contra las que no se puede luchar: la muerte una de ellas, cuando llega es para imponerse. No sirven medias-tintas con ella, no acepta aplazamientos, no concede segundas oportunidades. Llega, hace su labor y desaparece. Es efectiva sí. Ella sí que triunfa y se impone en esta sociedad de necesidad de satisfacción inmediata. Su valoración de desempeño sería clara: “Evidencia altísimas competencias en el desempeño de sus labores. Eficiente y efectiva. Tiene claros sus objetivos y no ceja hasta conseguirlos. Sin sentimentalismos. Acostumbra a trabajar sola pero puede realizar su misión en equipo. Lidera perfectamenete a la enfermedad, a la pobreza, a la intolerancia y sobre todo a la falta de ilusiones”. ¿Referencias impecables, eh?.

La muerte me inmovilizó y bloqueó tan sólo 10 días después de mi cumpleaños este año. Me tiene en un estado de nockeo. Lucho y saldré de la estela de dolor que dejó en  mi vida, sin embargo, este verano no será apreciado por mí como el resto de sus hermanos ya conocidos. No apreciaré su luz ni su calor como lo hacía antes y no lo haré porque me faltas tú, aita. Tú, que tanto disfrutabas de la época estival, de tu playa, de tus olas, de tus encuentros familiares, de tus ricas frutas veraniegas…tú que organizabas el verano en base a fechas concretas; julio-Sopelana, agosto-fiestas de Bilbao y recepción familiar, septiembre-feria de Albacete…tú que hiciste que el valor familia cobrara en todos nosotros un status especial, tú que nos hiciste apreciar el valor de una ‘mesa montada en condiciones’ para los abuelos, los tios, los primos, los hermanos…, tú que con tu presencia silenciosa lo llenabas tanto, ¡lo llenabas todo!.

Primer verano sin tí, habrán de sucederle tantos primeros ‘x’ sin tí…tantas situaciones de siempre pero con necesidad de ser sobreescritas de nuevo…

Aita…42 años los cumplidos y la orfandad pesa igual que si te hubieras ido en cualquier momento…igual hoy un poquito más pesa, si cabe, ya que ayer tu paisano Iniesta metió un gol con el que tú hubieras disfrutado muchísimo, el gol que dio a la Selección el título de campeón del Mundo…Aita…para mí tú eres mi campeón…’siempre con cabeza, hija’…

Te quiero, aita….duro verano el que queda por pasar…mucho tendrá que calentar para que no note tu ausencia….

Ane2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s