Copa en mano

 
 
 A unas pocas horas de la borrachera nacional ante el triunfo de la selección en Sudafrica, ante la imagentriunfalista y de derroche de alegría que nos traslada un Iker Casillas pletórico alzando la copa entre sus manos…una se cuestiona y piensa; cuántos de los españolitos de a pie darían lo que fueran por salir de una oficina de empleo con su ‘copa’ entre las manos, cuántos no cambiarían dicha copa por disponer del ‘plus’ que cada uno de los jugadores va a recibir por haber ganado…para saldar sus hipotecas o poder recuperar la dignidad perdida en los últimos meses…

   Yo no digo que no se lo merezcan, tampoco diré que sí ya que todas/os necesitamos tener una recompensa después de un trabajo bien realizado…pero cuántos son o somos las/os que nos esforzamos, y mucho, diariamente en nuestros trabajos, sin más recompensa alguna que un sueldo precario y unas condiciones laborales más precarias aún, cuántas/os son aquellas/os que aún teniendo mucho que dar no encuentran oportunidad de hacerlo ni demostrarlo, cuántas/os las/os necesitadas/os de un pequeño pellizco para lanzarse a emprender sus deseados y soñados proyectos…

   Realmente no tengo muy claro de dónde saldrán los montantes para recompensar a estos chicos, pero todos esos montones de euros daban para ayudar a emprender a muchas/os y, aún, para ayudar a pasar el mal bache a muchísimas/os más.

   Es cierto, vale, han devuelto la ilusión a muchas/os en momentos de crisis, pero igual Carlos o Joan o Miren o Cristina recobrarían mucha más parcela de ilusión viendo cómo se cree también en ellas/os, cómo se incentiva su esfuerzo extremo o quizás aquel Miguel, José, Beatriz o Juana, que tras toda una vida de entrega a una empresa , ven como sus esfuerzos no se ven recompensados siquiera con un poco de todos esos ‘euros’ que nadie sabe bien de dónde saldrán pero sí a qué manos irán, sino todo lo contrario, con un despido cruel y abaratado tras la última reforma laboral.

   Un poco de coherencia, un poco de corresponsabilidad, un poco siquiera de empatía para con la situación de la miles de personas que, necesitadas de algo en qué creer, algo con lo que ilusionarse, se lanzaron ayer a las calles a recompensar el trabajo bien hecho de unos profesionales, que lo son, y que realizaron con estupendos resultados su trabajo; ni más ni menos.

Ane2010
 

Verano ¿Luz y calor?


Habitualmente me encantan los veranos, era la época del año que más me entusiasmaba, por la luz, por el calor y, sobre todo, porque era tiempo de encuentros.

Este año, en cambio, no lo estoy disfrutando. Acaba de comenzar y, a pesar de que la luz y el calor quieren ‘ganarme’, las pérdidas sufridas en el invierno, la falta de ilusión y los varapalos laborales hacen que me encuentre como anquilosada, sin fuerzas, sin ganas, sin motivación alguna.

Hay cosas contra las que no se puede luchar: la muerte una de ellas, cuando llega es para imponerse. No sirven medias-tintas con ella, no acepta aplazamientos, no concede segundas oportunidades. Llega, hace su labor y desaparece. Es efectiva sí. Ella sí que triunfa y se impone en esta sociedad de necesidad de satisfacción inmediata. Su valoración de desempeño sería clara: “Evidencia altísimas competencias en el desempeño de sus labores. Eficiente y efectiva. Tiene claros sus objetivos y no ceja hasta conseguirlos. Sin sentimentalismos. Acostumbra a trabajar sola pero puede realizar su misión en equipo. Lidera perfectamenete a la enfermedad, a la pobreza, a la intolerancia y sobre todo a la falta de ilusiones”. ¿Referencias impecables, eh?.

La muerte me inmovilizó y bloqueó tan sólo 10 días después de mi cumpleaños este año. Me tiene en un estado de nockeo. Lucho y saldré de la estela de dolor que dejó en  mi vida, sin embargo, este verano no será apreciado por mí como el resto de sus hermanos ya conocidos. No apreciaré su luz ni su calor como lo hacía antes y no lo haré porque me faltas tú, aita. Tú, que tanto disfrutabas de la época estival, de tu playa, de tus olas, de tus encuentros familiares, de tus ricas frutas veraniegas…tú que organizabas el verano en base a fechas concretas; julio-Sopelana, agosto-fiestas de Bilbao y recepción familiar, septiembre-feria de Albacete…tú que hiciste que el valor familia cobrara en todos nosotros un status especial, tú que nos hiciste apreciar el valor de una ‘mesa montada en condiciones’ para los abuelos, los tios, los primos, los hermanos…, tú que con tu presencia silenciosa lo llenabas tanto, ¡lo llenabas todo!.

Primer verano sin tí, habrán de sucederle tantos primeros ‘x’ sin tí…tantas situaciones de siempre pero con necesidad de ser sobreescritas de nuevo…

Aita…42 años los cumplidos y la orfandad pesa igual que si te hubieras ido en cualquier momento…igual hoy un poquito más pesa, si cabe, ya que ayer tu paisano Iniesta metió un gol con el que tú hubieras disfrutado muchísimo, el gol que dio a la Selección el título de campeón del Mundo…Aita…para mí tú eres mi campeón…’siempre con cabeza, hija’…

Te quiero, aita….duro verano el que queda por pasar…mucho tendrá que calentar para que no note tu ausencia….

Ane2010