EL SUEÑO DEL VOLCÁN

(Dedicado a mi madre por toda una vida de entrega,

lucha y dedicación a todos nosotros)

EL SUEÑO DEL VOLCÁN

>
Mente indómita, fuerza sin igual,
ya desde tu nacimiento tuviste que luchar
una vida dura; sin tregua y sin cuartel
fue erosionando tu alma, fue erosionando tu piel.

Al comienzo del camino te convertiste en peregrino, 
en compañía, pero en soledad, siempre tirando de él. 
Llevaste tu ‘carro’ sola y no lo dudaste ni una vez… 
tendiendo tu mano amiga y fuerte 
a todo aquel que alcanzabas a ver.

Cansancio y madurez llegados antes de tiempo, 
labradas, cinceladas, en cada pliegue de tu piel… 
Hoy te muestras triste, abatida y enfadada 
con todo lo que ocurre a tu alrededor. 
Hoy quisieras cambiar tu mundo 
Pero no te queda con qué.

>Miras a tu alrededor, suplicante, 
con un testigo que ofrecer 
¡¡“Coged el báculo de mando 
yo… ya no lo puedo ni sostener”!!

Madre querida, amada y admirada, 
siempre un apoyo para mi… 
Hoy quiero aliviar tu carga 
hoy quiero verte feliz.

A todos nos sacaste adelante 
en un entrono difícil y hasta cruel, 
supiste siempre adornarlo para nosotros 
ofreciéndonoslo hasta feliz.

No te arrepientas de nada, madre 
no tienes por qué; ofreciste tu vida toda 
y de tu fuerza nos dotaste a las tres;

Él vino más tarde, él vino a colmar 
los deseos que teníais de ofrecernos normalidad

Trajo alegría, ilusión y nos colmó de Felicidad 
más tu fuerza y genio ante la vida 
entre todos le debimos enmascarar; 
Lo protegimos, lo mimamos, lo quisimos 
por demás, convirtiéndolo en un ser débil 
con un gran corazón y mente de oro 
Que de todo esto lo va a sacar.

Sonríe madre querida, sonríe una vez más 
transmite y contagia tu fuerza viva 
que tras ella vamos los demás…

Te quiero madre amada, te quiero… 
y aún te admiro más, 
en mi se grabaron a fuego 
tus ganas de pelear.

Hoy te tomo el relevo, 
hoy déjame tirar de ti… 
hoy quiero tu abrazo, madre, 
para adelante poder seguir.

Mente indómita, fuerza sin igual, 
los abatares de la vida 
te intentaron domesticar, 
enmascarar y hasta doblegar… 
más aún a ratos ruges; 
¡Con la fuerza del volcán!

¡¡¡Te quiero madre querida, te quiero… 
Pero aún te admiro más!!!

Ane2010

 

Anuncios

LO PROVOCASTE TÚ

LO PROVOCASTE TÚ

Me sentía atrapada y triste

Sin ganas, sin fuerzas,

Sin saber siquiera por dónde ir,

Por dónde empezar a huir.


Voluntad de salir tenía

Fuerzas para sobrevivir

Más los hechos amordazaban

Cualquier intento por despegar.


Y… llegaste tú, a mi oscuridad

Ofreciendo un resquicio por el que reir

Y llegaste tú a mi intimidad

A romper el bloqueo que habitaba en mí.


Me ofreciste, al fin, el empuje

Que yo necesitaba para emprender

La superación del hecho aquél

Con el que toda mi vida paralicé.


Hoy conseguí volar a tu lado

Hoy, de nuevo, pude comprender

Que el dolor se hace sólo fuerte

Allí donde el sol no llega a prender…


Pero llegaste tú y volvió a surgir

Con fuerza propia, dentro, en mi interior

El calor aquél que se desprende sólo

Al amparo de la pasión.


Ane10