¿Ganando tiempo al tiempo?

sillasImportantes moradores fuisteis en mi vida

Grandes y respetados

Siempre queridos.

Hoy despierto y veo que ya no estáis

Otras sillas fueron más de vuestro agrado

Quizás no…

Y fuera yo quien os invitara a levantaros

El hecho; silla vacía

Triste y duro paisaje a contemplar

Para quien siempre gustó de espacios vivos,

Llenos de gente querida.

El Ahora se impone. Este es su Aquí.

Tiempo inmaterial que atenaza mi vida

Que marca ritmos imposibles de cumplir

Me empuja, me resisto, claudico…caigo…

Atraso una hora mi reloj queriendo ganar la batalla

NO!..hoy no, otra vez te equivocas. Hoy toca regalarla..

                                                                   Ane2015

¿ESTÁS AHÍ?

Me encanta la canción salvo cuando dice que “no hay alternativa a mí”SIEMPRE, SIEMPRE EXISTE ALTERNATIVA!!!

Es cierto que cada uno/a somos únicos/as y que nadie sustituye a nadie, pero desde el momento en el que cambia un solo actor – bien porque aparece o desaparece- el escenario entero cambia y la alternativa es adaptarte a ese cambio…

Ver “Laura Pausini – Escucha Atento (lyrics video FULL HD 1080P)” en YouTube

 

 

SIGO TEMBLANDO POR TÍ

Y aunque ya sólo visitas mis sueños… sigo temblando por tí…

Eran tus dedos volcanes
Dibujando ríos de lava en mi piel.
Y cuando hasta la tierra temblaba,
Todo parecía posible.
Primero suave marea,
Después, un ciclón tropical.
Las olas golpeando la costa.
Espuma, inundación.
Todo marinero sabe
Que es más bella la calma
Después de la más salvaje
De las tormentas.
Despeñarme en tu abismo,
arder en tu incendio,
Ser la víctima perfecta de tu cuerpo.

Y aunque ya sólo visitas mis sueños,
Sigo temblando por ti.

RECOPILANDO

Imagen

La última entrada de este blog, la ‘liberación’ de una carta escrita tras algo ocurrido un año antes, se realizó escasamente tres días antes de mi despido definitivo del proyecto para el que he trabajado; KZgunea.

Diez años y medio después de incorporarme al proyecto y, tras mucho pasado, sufrido y disfrutado (mucho de ello público y otro mucho que iré liberando según lo vaya sintiendo) el pasado 19 de Julio, a las nueve de la mañana, recibí un mail de la última empresa, Indra, que ganó el concurso licitador. A las cuatro de la tarde debía estar en RRHH. Esto, en cualquier empresa ‘normal’  provoca inquietud ya que la llamada puede responder a diversos motivos, pero, en un proyecto como KZ, esa visita, no a la dirección del proyecto sino a la empresa contratante, sólo podía suponer una cosa; despido. Así fue, el que había sido mi coordinador durante casi 7 años y la persona de la empresa que había estado a mi lado en todo el proceso judicial con la anterior empresa, me plantaron sobre la mesa la carta de despido.

La única razón que recogía dicha carta era “haber celebrado el X. aniversario del KZgunea de Arrigorriaga” (a modo de apunte; el aniversario se celebró el 28 de Marzo, osea, 4 meses antes de la llamada a despacho). Eso sí, adelantaban que admitían la improcedencia del despido y que así lo mantendrían en la conciliación. Posteriormente, en acto de conciliación, el representante de la empresa, ante la petición de mi abogada de  saber la verdadera razón, simplemente arguyó: “Que esté tranquila que ha sido despedida no por no trabajar sino por ‘exceso de celo’ en el trabajo” ¡…!

Este post no responde a ningún espíritu de debate. Quiero con él, simplemente, hacer un nexo de unión tras estos meses de silencio. Aún no quiero decir nada más que los hechos. Sé que, como con todo, el tiempo pone a todo y todos/as en su sitio, aunque haya quienes quieran ganar la batalla al tiempo y acaben poniendo en el sitio de los demás a sus ‘acólitos/as’.

Aquellos/as que me conocéis o habéis podido conocerme a lo largo de los años sabéis bien cómo soy y como actúo. Pero, precisamente por ello, no quería obviar o dejar pasar ese hecho de mi vida escribiendo otro post después de tres meses, como si nada hubiera pasado. El silencio ha sido por eso y por diversos problemillas de salud familiar que, como siempre copan la cima de mis prioridades.

Yo siempre afronto, siempre doy la cara, siempre asumo mis responsabilidades… y, simplemente, a ese no mirar a otro lado antes de seguir avanzando, responde esta entrada.

Porque ya se sabe;

“¡¡En tiempos de injusticia es peligroso siquiera el poder llevar razón!!”

LIBERACIÓN

Imagen

LIBERACIÓN 

Hoy, hace un año, puse fin a una etapa que inicié pocos días antes con muchísima ilusión. De ahí surgieron post como https://kizkur90.wordpress.com/2011/06/30/ane-in-evolution/ y como https://kizkur90.wordpress.com/2011/07/07/ane-in-involution/. Tiempos duros, difíciles pero de esos que es necesario vivir para aprender y superar. Tiempos en los que te das cuenta con quién cuentas en tu vida y quien está de mero ornamento. Tiempos en los que no sólo se pone a prueba tu fortaleza mental sino incluso la física. Tiempos en los que una debe cuestionar todos sus principios y valores y…decidir. Lo hice, no me arrepiento de la decisión y hoy, un año después, quiero hacer pública la carta que en su momento envié a los responsables de todo aquel proceso. Omito nombres porque eso es lo de menos. En el momento de crisis en el que vivimos, son muchos los trabajadores/as que tienen que pasar por situaciones similares a la que yo viví.

Hoy, un año después, quiero permitirme liberar eso que, para mí, aún en contra de la opinión de mi abogada, era necesario hacer.

Hoy, un año después, lo comparto con todos vosotros/as:

Muy Sres. mios,

Dado el cambio de rumbo de los aconteciminetos desde nuestra reunión de ayer tarde y, continuando con mi habitual proceder, me dirijo a Uds. para despedirme. No laboralmente, que de eso se están encargando nuestras respectivas abogadas, sino personalmente. Y digo personalmente porque al final, detras de este conflicto laboral, estamos o somos personas. Yo, habitualmente soy así, clara y responsable para con mis actos. Asumo con responsabilidad todas mis acciones, incluso los posibles errores. En este proceso vivido y pasado, reitero una vez más en el que se ha personalizado en mí un mal interno, aún subyacente, y del que yo no fui sino el mero signo externo del mal interior que subyacía. En mí que fui, junto a dos de mis compañeros los que entendiamos que si bien podiamos compartir ese malestar general la manera elegida para poner solución no era la correcta y que una vez ‘tirada la piedra’ tocaba dar la cara y no salir corriendo como los crios. Hoy, con sus actitudes y resoluciones hacia mi persona ‘extirpan’ definitivamente ‘ese grano o signo externo’ pero sean conscientes de que el ‘mal’ continúa dentro extendiéndose.

Soy madre y lo soy, además, de manera vocacional y responsable. Es decir, entiendo mi labor educativa como un todo. Educo con todos y cada uno de mis actos y hoy me tocaba mostrar y demostrar a mis hijos que si bien hay que luchar y luchar duro por conseguir lo que uno considera justo y quiere…hay, también, que saber que existen unos límites. Que, en ocasiones, hay que saber retirarse a tiempo y que existe un marco ético de actuación que no debe obviarse jamás. No hay ‘victorias gitanas’ sr. Xxxxx Xxxxxxx…No cuando para ello se deben tocar valores como la familia. Uds. durante esta parte del proceso estaban tocando la música y yo bailando al son que marcaban, respetando los ritmos e intentando entender la razón de ello. Quizás, también, habrá quien encontraría legítimo perpetuar el enfrentamiento, siguiéndoles el juego y entrando en un continuo perpetuar de bajas médicas por stress o depresión. Pero yo no. Yo, no quiero cobrar sin trabajar, yo no quiero mostrar eso a mis hijos. Peleo y, peleo duro y con todos los recursos que están en mi mano y que son legales, por aquello que considero justo pero… dentro de unos límites. Limites que, dicho sea de paso, considero que Uds. han sobrepasado. No han querido ser justos conmigo, no ya pagándome lo que en justicia me correspondería (incluso sin dudar en hacer todo un dispendio de recusos y medios -más de 400 kms. diarios a 3 profesionales diferentes con sus comidas y todo durante 5 dias- pero… sin visceralidad alguna…) al buscarme el único hueco posible entre sus filas en la misma frontera con Francia (tampoco sin visceralidad ninguna, todo perfectamente argumentado).

En fin, no lleva a nada eso ahora, tomada la decisión que está tomada. Me retiro Sres., me retiro de este enfrentamiento; Uds. ganan si lo quieren ver así. A mi no me cuesta admitir una derrota, sé verla y aceptarla. Yo volví a la organización confiando en las palabras de su abogada de que eran una empresa seria y de que se me llamaba ‘para trabajar’ (jamás pensé que para ejecutar una venganza en vez de una sentencia). No quiero jugar a este juego. Quiero poder decir siempre, a cualquiera que me pregunte sobre este proceso (incluso a aquellos que el Sr. Xxxxxxxxx llamó mis amigos ‘de arriba’) con la cabeza bien alta y sin tener que agachar mirada alguna por haber entrado en el juego absurdo de la tozudez que aquello terminó, que no de la manera que hubiera sido la deseada pero terminó.

Me voy, pero no tengo de qué avergonzarme u ocultar. Podré siempre contar los hechos tal y como han sucedido, sin tener que evitar posibles interpretaciones por haber jugado a un juego en el que no creo. Me voy cuando ya no quiero bailar con este nuevo son impuesto.

Me retiro porque predico con el ejemplo y porque mi salud mental está por encima de justicias mal entendidas.

Siento no poder finalizar con aquello de “trabajar a su lado fue un verdadero placer” ya que no me han dado la oportunidad de hacerlo. Han sido ‘sólo’ 11 largos, duros y humillantes días de formación totalmente innecesaria (desplazar a una persona 200 km para ‘enseñarme’ a copiar cortar pegar….) finalizados con una comunicación de traslado temporal a la frontera (sin las pertinentes dos semanas de antelación pero eso ya da igual es mera forma). Así que en ausencia de poder expresar ese placer por trabajar mostraré mi decepción por no haberme permitido mostrar y demostrar que podía ser una persona válida para la empresa.

Hasta siempre,

Ane Martínez Recio

P.D: Si me gustaría apuntarles, por último, algo que Uds. de sobra lo sabrán, pero me voy a conceder ‘la licencia’; No se es líder haciendo un mal uso e incluso, en ocasiones, un abuso del poder que el cargo aporta sino que el liderazgo y el respeto del equipo se consigue aceptando las críticas, mejorando y contruyendo y creciendo entre todos. En su momento se les propusieron cambios y mejoras y las obviaron. Incluso bajo aquella política del miedo y el favoritismo se consiguió crecer…pero no se engañen, a la par que se crecía se fue generando un polvorín que aún no está extinguido. Menos en su provincia. Ahí radicó, a mi entender, su gran error y…, lo vivo en primera persona, sigue siendo; se busca una cabeza de turco para ‘ejemplificar’. No es así como se lidera ni como se avanza… Una pena.